Puertas de paso


     En épocas del Imperio Romano, cuando se fundaba una nueva ciudad, se procedía a trazar su perímetro mediante un surco provocado con un arado según un viejo rito etrusco. El surco trazado no debía ser traspasado dado su carácter sagrado. El sacrilegio del surco fundacional de Roma fue la causa de la muerte que Rómulo dio a su hermano Remo. Debido a que la gente debía poder entrar y salir del perímetro trazado, resultaba necesario dejar segmentos del perímetro sin trazar, para lo cual se portaba el arado unos metros para determinar el acceso a la ciudad. Posteriormente, al erguirse los muros perimetrales de las ciudades, el segmento en el cual se había alzado el arado adquiría las características de lo que hoy llamamos puerta.

En la actualidad nos centramos en las puertas con marco oculto  o enrasadas al muro ya que brindan la posibilidad de integrarse con la arquitectura de la vivienda y permitíendo que únicamente se centren en la definición funcional.

Desde el departamento de proyectos de  tragaluz mobiliario les aconsejamos el tipo de puertas más convenientes para su espacio.


   IMPRIMIR   enviar a un amigo
 
 

volver